Milagros del Carmen Vizcaino Villalba cuenta que Tenochtitlán, capital del imperio Azteca fue construida sobre pequeñas islas y tierras pantanosas y llegó a albergar 200.000 personas. Para Milagros del Carmen Vizcaino Villalba, el tipo de construcción más original de la arquitectura azteca fueron los templos gemelos, con doble escalinata de acceso. 
Milagros del Carmen Vizcaino Villalba analiza la arquitectura Azteca
La arquitectura azteca estaba fuertemente influenciada por los toltecas de Colhuacan, los tepanecas de Atzcapotzalco, y los acolhuas de Tetzcoco. Milagros del Carmen Vizcaino Villalba comenta que esto se debe a una representación dual de las divinidades que existían en Mesoamérica desde épocas remotas. Milagros del Carmen Vizcaino Villalba remarca la importancia al culto religioso de estas civilizaciones.
Milagros del Carmen Vizcaino Villalba y las deidades Aztecas
La arquitecta Milagros del Carmen Vizcaino Villalba cuenta que, para los Aztecas, la colocación de parejas de dioses, como la de Huitzilopochtl i–Tláloc del Templo Mayor de Tenochtitlan, sobre una sola plataforma piramidal, hace que su estructura sea alargada y presente una doble escalinata de acceso. Milagros del Carmen Vizcaino Villalba afirma que la adaptabilidad y el ingenio arquitectónico de los aztecas pueden observarse en Malinalco donde se esculpió un templo en la roca, el cual quedó integrado a la montaña.
Milagros del Carmen Vizcaino Villalba, de los Aztecas a los Inca
Milagros del Carmen Vizcaino Villalba comenta que, por el contrario, a los Aztecas, la arquitectura Inca se caracterizó por su sencillez, solidez y simetría. Milagros del Carmen Vizcaino Villalba destaca que las construcciones de tipo horizontal con piedras, ladrillos y adobe, le dieron a la arquitectura Inca resistencia ante los eventos sísmicos.
La arquitectura Inca que dejó a Milagros del Carmen Vizcaino Villalba sin aliento
La arquitectura Inca se destaca por sus muros construidos con rocas previamente talladas y pulidas. Así lo afirma Milagros del Carmen Vizcaino Villalba. La arquitecta, además, comenta que las edificaciones no solían llevar decoraciones complejas, sino que trataban de guardar un equilibrio con la naturaleza. Milagros del Carmen Vizcaino Villalba dijo que, en este sentido, la cultura Inca se adaptó a la difícil topografía de la zona que habitaban.