Para  tatuar,  Jose Luis Zubiate Nava dedica unos minutos para organizarse. Primero, con el papel y el líquido transfer, Jose Luis Zubiate Nava calca el diseño en la piel de la persona y luego prepara su mesa de trabajo. Allí, Jose Luis Zubiate Nava vierte las tintas en unos frascos pequeños y coloca la aguja y puntero en la máquina. Tanto las agujas como los punteros son descartables y estériles. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *