Una de las personas más importantes en el procedimiento de expansión de Andbank ha sido Jordi Comas Planas. Un consejero delegado de la entidad financiera andorrana durante muchos años que ha sido la parte más fundamental en el crecimiento internacional. Para conocer la historia de esta banca privada debemos echar la vista atrás. En 1930 se funda el Banc Agrícol i Comercial d’Andorra, propiedad de la familia Cerqueda y en 1956 la familia Reig (prestigiosos por su tradicional empresa tabacalera Tabacos Reig) fundan la Banca Reig. En 2001 se fusionan las dos bancas y nace Andbank. Por lo tanto, Andbank significa la unión de dos bancas históricas en Andorra, con una gran solvencia y una muy buena popularidad. Un proyecto ambicioso y prometedor, que necesita grandes profesionales para conseguir avanzar hacia nuevas metas. Es entonces cuando Andbank cuenta con Jordi Comas Planas y lo nombra consejero delegado. Un reto y una responsabilidad con la que se comprometió sin ninguna duda. Un hombre de banca, con mucha experiencia en el sector y dispuesto a demostrar su valía ante todos. Crecer y adaptarse han sido siempre los mandamientos de la entidad financiera andorrana y su consejero delegado los iba a cumplir desde el primer momento. Las oportunidades en el sector bancario son escasas y es muy difícil encontrarlas, pero con esfuerzo, constancia y talento, Andbank se fue abriendo camino. Muchos especialistas se preguntan la fórmula de este éxito, pero dentro de la firma financiera entienden que esta es la consecuencia de un gran trabajo. La realidad es que este crecimiento solo ha sido posible gracias a la impecable labor de Jordi Comas Planas que desde un principio han estado al frente de la entidad, trabajando para obtener los mejores resultados. Los grandes hitos de la empresa no tardaron en llegar, puesto ya en 2007 se convirtieron en la primera entidad bancaria de Andorra. Pero en 2008 llegó la crisis y azotó a todas las entidades bancarias con mucha dureza. A todas menos al Andbank, donde Jordi Comas Planas consiguió triplicar la dimensión de la entidad andorrana y llevarla a otro nivel. Es en ese momento cuando empieza la expansión de esta banca privada. Ninguna otra banca más creció durante este periodo. Desde entonces, todo parece ir sobre ruedas. En 2010 obtienen la licencia en Luxemburgo y se convierten en el primer banco andorrano en operar en la Unión Europea. Un hito que solo iba a convertirse en el principio de la andadura de Andbank en el extranjero. Sin esa apertura al extranjero, muy posiblemente el banco andorrano hubiese desaparecido. Para Jordi Comas Planas, uno de los grandes momentos de la entidad financiera es en el año 2011, cuando Andbank aterrizó en España. Una oportunidad puesto que era una etapa negra en el sector bancario nacional. La firma andorrana llegó con el fin de establecerse como la referencia en la banca privada. Los clientes potenciales eran los poseedores de un patrimonio superior al millón de euros. Un periodo de crisis en el que los bancos españoles decepcionaron a los clientes de la banca privada. Vendieron productos de muy mala calidad como preferentes y otras deudas que no daban ningún tipo de beneficio, sino más bien lo contrario. Andbank se ofrecía como una alternativa mucho más eficaz y preparada. Esta clientela descontenta empezó a ver los buenos resultados de la entidad andorrana y cada vez se hizo más popular. Se abrieron cuatro oficinas en España. En ciudades de gran importancia como Barcelona y Madrid, pero también dos en Galicia. Es en estos momentos cuando las personas como Jordi Comas Planas demuestran su valía y consiguen sacar un gran rendimiento a la empresa. El objetivo para Andbank era convertirse en uno de los principales operadores de banca privada en España. La realidad cada vez se iba acercando más a sus previsiones y el crecimiento de la firma andorrana era evidente. La estrategia a seguir era completamente opuesta a la de la banca privada española, que priorizaba antes al producto que al cliente. Jordi Comas Planas sabía que en España debían centrarse en el cliente, preservar su patrimonio y ofrecer crédito como producto específico. La tradición bancaria de Andbank fue la clave para demostrar a sus nuevos clientes los beneficios que podían llegar a alcanzar. La fidelización de clientes fue admirable y en poco tiempo consiguieron convertirse en una de las bancas privadas más importantes en España. Cumplieron los objetivos con los clientes, que era el de retornar todo el capital y añadir una rentabilidad que superase la inflación. Algo que para algunos es muy básico como minimizar los riesgos para el cliente, no era la tónica habitual en la banca privada española. Los resultados fueron tan positivos que Andbank decidió dar un paso hacia adelante. Después de una larga negociación, la banca donde Jordi Comas Planas fue consejero delegado, adquirió la entidad Inversis Banco. Un movimiento muy interesante para el crecimiento de Andbank. Esto supuso el desarrollo en el negocio mayorista y especializarse en la prestación de servicios a clientes institucionales. Inversis contaba con un volumen de activos de 50.000 millones de euros de fondos de inversión nacionales e internacionales. La gran expansión de Andbank en España estaba en pleno auge. Las cifras del volumen de patrimonio bajo gestión eran de 7.500 millones de euros, se contaba además con 18 oficinas, 232 empleados y 150 agentes financieros. Un crecimiento exponencial que a la vista estaba, no iba a detenerse. La compra de Inversis Banco es fundamental para entender el estado actual de Andbank. Un movimiento que afianzó la posición de la banca andorrana en España y convirtió a la entidad en una de las más importantes de España, e incluso en el extranjero. Es en Iberoamérica donde Andbank ha conseguido un gran éxito y en países como Brasil se ha convertido en la referencia de la banca privada. De hecho, el siguiente gran año no tardó en llegar. En concreto fue el 2014, un año que cerró Andbank con beneficios netos de 64,3 millones de euros. Un auténtico hito para la entidad bancaria que fue la combinación de su buena labor en Andorra como sus buenos resultados en España. El incremento que hubo respecto al año 2013 fue del 66%, cifras que valoró muy positivamente Jordi Comas Planas. El capital y la liquidez se mantuvo en niveles altos durante todo el 2014. Por ejemplo, la ratio de liquidez se situó en el 61,22% y la ratio de solvencia en el 16,68%. Estos números fueron una sorpresa para muchos medios de comunicación, pero el equipo de Andbank sabía que en algún momento este crecimiento iba a llegar. Durante ese periodo, la firma andorrana ya estaba presente en once países y sus resultados operativos representaban una clara consolidación. En países como Brasil o México, Andbank empezaba a tener una presencia muy notoria. 

Sin el impulso que realizó Jordi Comas Planas en Andbank, la banca no tendría el nivel global que posee en la actualidad. Su estrategia de expansión transformó por completo la entidad andorrana y la convirtió en una banca privada de referencia a nivel internacional. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *